Presentación

La adopción de un Tratado de Libre Comercio (tlc), como par- te de la configuración de un tejido jurídico-institucional más amplio, compuesto por otros instrumentos internacionales de diferente natura- leza, replantea en un marco global, las emergencias del conflicto entre capital y trabajo, y en tal sentido el análisis de la dimensión jurídica resulta indispensable para una comprensión más acabada del fenómeno de la globalización.
La perspectiva jurídica resulta complementaria a todo abordaje que tenga como centro al sistema de relaciones económicas. Sostenía
K. Marx: «Los soberanos de todos los tiempos han estado sometidos a las condiciones económicas, y nunca han podido legislar sobre ellas. La legislación, ya sea política o civil, no hace más que proclamar, y expresar en palabras, la voluntad de las relaciones económicas».1